¡NADIE ES INOCENTE!

Pocas narrativas exploran tan profundamente el siglo XX mexicano como la crónica policiaca. Podríamos decir que la modernidad se insertó en la historia del país a la par de la desmesurada cantidad y variedad de sucesos violentos de impacto nacional y de psicópatas, muchos de ellos ávidos de disputarle la fama a las estrellas de la farándula y del deporte. La nuestra es la época de los asesinos, diría J. G. Ballard.

Antes de que la cultura de masas generara el deslumbramiento de la publicidad y la cobertura mediática, en México ya existía una deificación de la prensa escrita hacia personajes desarraigados, casi siempre sin educación académica pero con una extraña habilidad para manipular no sólo a sus víctimas, sino a los mismos medios de comunicación.

Desde hace ya varias décadas en México la crónica policiaca ha tomado un lugar preponderante en el gusto popular con miles de lectores en numerosas publicaciones, muchas de ellas especializadas en el crimen, el sexo y el escándalo. Esto mismo ha propiciado la proliferación de periodismo chatarra, pero también de piezas narrativas de muy alto nivel escritas por espléndidos reporteros y escritores que ejercieron la crónica y el reportaje como géneros literarios. Como bien apunta Carlos Monsiváis: “en la nota roja se escribe, involuntaria y voluntariosamente, una de las grandes novelas mexicanas, de la cual cada quien guarda los recuerdos fragmentarios que esencializan su idea del crimen, la corrupción y la mala suerte.” No podríamos mirar al pasado sin antes sumergirnos en el abismo cotidiano de la barbarie, crueldad, impunidad, tragedias, encarcelamientos, motines en presidios y homicidios dolosos.

¡Nadie es Inocente! es un registro y un recuento, si bien incompletos, que proponen una reflexión sobre la manera en que se ha ido entrelazando a lo largo de la historia reciente de México la gran literatura desde la realidad y la figura del criminal y del crimen como elementos recurrentes en la construcción de los miedos colectivos. ¡Nadie es inocente! es también una mirada a una pequeña parte del periodismo policiaco con alto valor literario e histórico. Nos permite asomarnos desde la crudeza del delito y la crueldad humana a la capacidad creadora de algunos de los mejores escritores y periodistas que ha dado este país: David García Salinas, Elena Garro, José Revueltas, Luis Spota, Eduardo “El Güero” Téllez, José Ramón Garmabella y Enrique Metinides. Ay de aquellos que nunca han leído un buen reportaje policiaco. Ay de aquellos que insisten en menospreciar a una de las narrativas más espectaculares y mexicanas. No hay excusas para no disfrutar de estas grandes historias policiacas reales, aquí ¡nadie es inocente!

Cárcel Crónica policiaca Elena Garro Lecumberri Violencia